¿Cómo bañar a un bebé?: consejos para la higiene del bebé

Feb 10, 22

¿Cómo bañar a un bebé?: consejos para la higiene del bebé

Hoy te hablaremos sobre cómo bañar a un bebé y cómo mantener una buena higiene del recién nacido para que cuando te toque hacerlo, lo realices con total confianza y seguridad.

Cómo bañar a un bebé paso a paso

El baño ayuda a que tu bebé se relaje, por eso se aconseja realizarlo por la noche, ya que será más fácil para él conciliar el sueño. La temperatura de la habitación donde se realice el baño debe estar entre 23 °C y 25 °C, sin corrientes de aire. 

Para evitar problemas o accidentes, conviene comprobar, antes de desvestir al bebé, que todo esté al alcance de la mano, cerca de la bañera y que no falte nada: toalla, productos de limpieza para su piel delicada (productos para el bebé) y comprobar que la temperatura del agua sea la correcta (37 °C-38 °C).

Hay termómetros que puedes comprar para medirla y, después de hacerlo, puedes sumergir tu codo en el agua, para sentir cómo la percibes e ir acostumbrándote a tomarla de esa manera o con la parte interna de la muñeca.

 

Cómo bañar a un bebé

 

Proceso de bañado

Aconsejamos no llenar la bañera por encima de los 5 o 10 centímetros de alto. El bebé debe sentirse seguro. Poco a poco, se lo va sumergiendo con movimientos suaves, se puede colocar una toalla en el fondo de la bañera para evitar que su cuerpo se resbale.

La persona que lo bañe debe sostener con su antebrazo izquierdo su cabeza, pasando por debajo de la nuca y por debajo de su axila, en diagonal. Con la mano derecha, se moja la esponja, se aplica el jabón y se va enjabonando su cuerpo. Debes comenzar desde la cabeza hasta los pies. Se hace en este orden para evitar que se lleven gérmenes a la zona de su cabeza.

La duración del baño debe ser de unos cinco minutos. Esto es para evitar que se enfríe el agua. Revisa cada uno de sus pliegues para remover la suciedad acumulada: atrás de las orejas, detrás de las rodillas, cuello, muslos, dedos de las manos de los pies, axilas, genitales. Girar suavemente al bebé para lavar la espalda y las nalgas. Al terminar con su baño, sacarlo de la bañera con cuidado, también debes envolver al pequeño con una toalla. Seca suavemente su cuerpo sin frotar con la toalla. No dejarlo nunca solo en la bañera, en el caso de necesitar ir a buscar algo, envuelve al bebé en la toalla y llévalo para ir a buscar lo que necesites.

 

Cómo bañar a un bebé 

Cómo mantener la higiene de tu bebé

Mantener la  limpieza del cuerpo de tu bebé, fuera de lo que es el bañado, es esencial. Para mantener la higiene de sus genitales, los pliegues y otras partes del cuerpo, se puede hacer uso de las toallitas húmedas. Para evitar el molesto contraste de temperatura al ser usadas en la piel cálida del bebé, recomendamos que estas sean calentadas previamente con un  calentador de toallitas húmedas, que mantiene su temperatura y humedad constantes.

 

De esta manera, calman al bebé, especialmente cuando hay que cambiarlo de noche y está dormido. Esto evita que llore y se moleste. Este tipo de higiene del bebé puede ser utilizada cuando aún no se ha caído el cordón umbilical.

 

En Balia somos una empresa especializada en productos para el bebé de última tecnología. Todos nuestros productos están pensados para la comodidad del bebé, de su madre y de su padre. Esperamos que esta información te haya resultado útil y que ya no tengas dudas sobre cómo bañar a un bebé y cómo mantener su higiene.